La radio que Reza
En vivo
Lunes a Sábado de
20:00 a 21:30 hrs
Santo Rosario 20:15 hrs
Domingo
música 9:30
Santo Rosario 9:50 hrs
Santa Misa 10:30 hrs


Sintonizar:  Winamp windows Media Player Real Player QuickTime

HISTORIA DE LOS FOYER


Retiros - Libros: catequesis, vidas de santos, marianos, novenas rezar y cantar.

El Foyer de Caridad de Nuestra Señora del Carmen está ubicado a 2 kilómetros antes de llegar a Tomé, en Bellavista, en un cerro de Aguas Buenas, dominando la población de Bellavista, frente al mar y rodeado de verdor.
La palabra "Foyer" es una palabra del idioma francés que significa familia, hogar, hoguera.
Los Foyers de Caridad son comunidades de bautizados, hombres y mujeres, que, a ejemplo de los primeros cristianos, comparten sus bienes materiales, espirituales e intelectuales, totalmente consagrados a la evangelización, en especial a través de los retiros espirituales de una semana en silencio. La Obra de los Foyers es reconocida oficialmente por la Iglesia como "Asociación Privada de Fieles, de Carácter Internacional".



Novedad de la Obra

El Foyer es algo nuevo, porque se trata de laicos consagrados al Señor que han tomado conciencia de la dignidad de su sacerdocio de bautizados.
El Foyer es algo Nuevo, porque la consagración de los miembros del Foyer se realiza no a través de los votos, sino viviendo el espíritu de las bienaventuranzas. Es Nuevo, porque se trata del testimonio de una vida comunitaria, en comunión con el sacerdote, que no es el asesor o el capellán que pasa, sino el Padre que vive con su familia y que ayuda a cada miembro a practicar la confianza filial para con Dios y el amor fraternal para con los hermanos. Es Nuevo, porque los miembros de esta comunidad son considerados como hijos de la familia, sin pasar por la formación de un noviciado. No viven separados del mundo, sino totalmente insertos en la realidad; después de algunos años, pronuncian un compromiso definitivo para vivir en la obediencia, no a una Regla, sino al Padre del Foyer en la confianza filial. Trabajo y oración es el lema de los Foyers, a imitación de la Sagrada Familia de Nazaret, teniendo a María por Madre y a San José como protector.




"La Casa de mi Corazón abierto a todos"

Para iniciar esta Obra, Dios eligió a una humilde campesina: Marta Robin, para que compartiera su Pasión salvadora. En octubre de 1930, fue marcada por las llagas de Cristo; en aquella fecha el Señor le dijo: "Desde ahora te llamaré mi pequeña crucificada de amor" y agregó promesas increíbles que, sin embargo, se han verificado en el curso de los años: "Esta Obra será el refugio de las grandes miserias humanas. Innumerables pecadores vendrán atraídos por mi Madre y por Mí, a buscar la luz y la sanación de sus males en mi perdón divino. Será la Casa de mi Corazón abierto a todos"

.

¿Cómo se inició la Obra?  Web Foyer de Francia

El primer Foyer empezó en el pequeño pueblo de Chateauneuf, en Francia, en 1936, con el primer retiro, predicado por el Padre Finet a 33 personas, venidas de todos los horizontes. Dos de estas ejercitantes: Elena Fagot y María Anges Dumas, las dos profesoras, quedaron como primeros miembros del Foyer para atender la escuela de niñas que había pedido la Virgen María. En los Foyers siempre se le da mucha importancia a la oración de los niños. Esta escuela cuenta ahora con 600 alumnos. Más tarde se agregó una escuela técnicoagrícola y una escuela para hombres, que desde sus inicios hasta ahora ha dado muchos sacerdotes a la Iglesia. Actualmente la Obra tiene 70 Foyers expandidos en los cinco continentes.



La misión de los Foyers

El carisma de los Foyers es dar un testimonio de vida familiar. Su misión específica es predicar retiros en silencio, de lunes a domingo. Marta decía: "En tres días no se convierte un alma". Durante el retiro, el silencio favorece el encuentro con Dios en la oración. En la escucha de la Palabra se va formando un profundo espíritu familiar, que une al Padre, a los miembros del Foyer y a los ejercitantes con lazos espirituales invisibles pero reales.



La Consagración a María

Para asegurar los buenos propósitos del retiro el último día renovamos las promesas del bautismo que nos hace testigos de Cristo y nos ponemos bajo la protección de la Virgen María con la Consagración de nuestra vida a Jesús por María.



Foyer de Chile



Es Monseñor Sánchez (q.e.p.d.), quien pidió al Padre Finet, fundador de la Obra, la fundación de un Foyer en la Diócesis de Concepción. En pleno acuerdo con el Arzobispo y el Padre Fundador, el Padre Ramón Ricciardi fue elegido para iniciar esta Obra. Es así que, el 13 de Octubre de 1972, se constituyó la familia Foyer con el Padre Ramón, la señora Marta Laporte y María Teresa Perrone, comenzando sin demora la construcción de la casa, que ha sido toda una epopeya en que se vio en cada momento la mano de María, ya que no se disponía ni de terreno ni de la más mínima cantidad de dinero. En menos de un año, por un milagro evidente de la Virgen, se ha podido edificar una casa de madera para recibir a cincuenta ejercitantes en celditas individuales y desde el inicio hasta hoy, se han predicado alrededor de 300 retiros de una semana en silencio.



Actividades del Foyer de Chile


La comunidad, que se compone actualmente de siete miembros, hombres y mujeres, se desempeña en las distintas actividades del Foyer:

  1. La animación de los retiros, predicados por el Padre.
       - El servicio de los mini-retiros.
       - Acogida de los grupos cristianos por uno o varios días.
  2. Por 37 años los miembros cooperaron activamente en todas las ramas de la pastoral de la Parroquia, ya que el Padre Ramón Ricciardi, responsable del Foyer era a la vez Párroco de la Parroquia Cristo Rey de Bellavista.
  3. Una parte importante de nuestro trabajo es la publicación de vidas de santos y libritos de formación cristiana, que circulan en todo el país.
  4. Una pequeña emisora: "La radio que reza", ayuda desde hace 20 años a la comunidad parroquial.


El Foyer al servicio de las Vocaciones

Son varios los ejercitantes, que viniendo de todo el país, han descubierto o afianzado su vocación:

  • al matrimonio como camino de santidad,
  • a un instituto secular,
  • a una vocación religiosa o sacerdotal.
Numerosas son también las personas que han renovado en el retiro su compromiso de servicio a la Iglesia, volviendo a una vida sacramental fervorosa.